Thursday, June 14, 2007

todo juzgado/todo resuelto!


Ahora ves las cosas duras, todas las vidas robadas, todas las voces enlatadas, Milli Vanilli* por todas partes. Contemplas todas las cosas que no puedes comprar... ahora ni si quiera quieres comprar. Todas esas cosas que seguirán aquí cuando te vayas. Cuando estés muerta. Y te das cuenta de que todo lo que hay en los deslumbrantes escaparates, todos los colores, todas las ofertas especiales... todas esas montañas de comida grasienta... están ahí para mantenerte alejada de la muerte, pero no funciona. Y rezas para que los tuyos tengan momentos de felicidad tan intensos que cualquier pena parezca pequeña a su lado. No sabes a qué o quién le rezas, pero rezas... Y ni si quiera sientes nostalgia por la vida que no tendrás, porque para entonces ya habrás muerto y los muertos no sienten nada, ni siquiera nostalgia o remordimientos. **



Muchas noches cuando el sueño no llega pronto pongo en el reproductor algún DVD pirata para entretenerme, si tengo suerte los diálogos terminan arrullándome y puedo dormir sin sueños; otras veces la historia contada por las imágenes me cautiva hasta el final... hace unos días repetí Mi vida sin Mi, una película de factura canadiense, producida por El Deseo S.A., de un argumento sencillo, intimista y brutalmente emotivo.

Todas mis células se identifican (hasta las lágrimas) con la trama, no me resulta nada difícil imaginar cómo actuaría si mi doctor me dijera: "te quedan tan sólo unos días, el cáncer...", es probable que como Anne haga una lista de las cosas que quiero disfrutar antes de ser sólo restos mortales, sin embargo, este personaje me choca completamente porque posee unas características que en mi propia vida repelo abiertamente.

Mi temperamental carácter no tolera vivir en piloto automático, caminar por allí respirando sin sentir el aire que llena mis pulmones, mi vida transcurriendo sin sorpresas como si todo estuviera ya programado de antemano, haciendo las cosas por el deber ser y no porque disfruto al hacerlas... por qué despertar a la vida cuándo tienes los días contados, por qué desperdiciar el lapso vital con espejismos simplones... por qué malgastar el tiempo construyendo castillos de naipes...

Sinceramente, no soy una persona que enfoca sus acciones con matices rosas, no me creo el cuento que me cuenta la telebasura sobre la vida maravillosa, y esa experiencia fantástica que me venden con grandes descuentos no se encuentra dentro de una caja boba o en las revistas de chismes faranduleros. La vida es mucho mejor de lo que ellos dicen! Está fuera de esas 4 paredes a las que nos confimanos a diario para proteguernos de la muerte y sus compinches...

Antes de convertir mis huesos en polvo ceniciento, entiendo con todas las células de mi ser qué solo conjugando el verbo vivir, puedo decir con toda mi voz estoy viva... por cuánto tiempo? Eso no importa! Quizás, mi propia experiencia con la pelona ha modificado mi punto de vista, tal vez nuestros encuentros me han arrancado de raíz el miedo que le produce a muchos, es muy probable que nuestra conversación durante mi inconsciencia descifrara los códigos claves de la vida. Creo a pie juntillas que más pronto que tarde la muerte nos gana la partida, es un hecho que todos moriremos, pero no hay razón alguna para sentirse terrible por ello, morir es algo tan natural que sucede a diario no? Entonces, por qué la ignoramos, por qué evadimos su rostro, es cierto que nadie en el super piensa que puede morirse un segundo después... pero es una probabilidad que no puedes pasar por alto. Cada instante debe ser aprovechado hasta el mínimo detalle porque cuando la muerte llega en punto al instante indicado para llevarnos con ella todo está juzgado, no queda nada más por resolver!


* Milli Vanilli fue un grupo de pop que cantaba con pistas en todas sus presentaciones, luego se descubrió que las voces no pertenecían a los vocalistas, sino a un grupo de músicos afroamericanos completamente desconocido, un fraude total.
** parte del monólogo de Anne. Mi Vida sin mi, es una film basado en el libro de Nanci Kincaid y casi al final descubrí a Leonor Watling [Hable con ella y Crónicas] entre el elenco, no es una historia que sobrevivirá al tiempo por el número de premios ganados, tampoco por su millonario CAST, pero es de esas películas que te dejan interrogándote sobre tus prioridades, tu actitud frente a la rutina...

4 comments:

Ludovico said...

A veces esa es el drama de la vida, a prender a dividir los espacios en que la vida te obliga sobrevivir, y en los que la vida te regala espacios para VIVIR! y a lo bien!

Dragonfly said...

Chanfle!!! amiga a veces me pienso que estoy viviendo una vida alterna o paralela,... nunca había escuchado esta película, pero definitivamente la buscare...

Recuerdo bien a los Milli Vanilli y Don't forget my number y otras....

Muchos besos amiga :)

David Guzmán F. said...

Veo que mientras yo oigo Pink Floyd vos te alimentas con películas tristísimas. Pero bueno, así nos toca, son nuestros momentos. Al menos a mi los Floyd no me han dejado que la mente se escabulla por donde no debe. Un abrazo desdelpupo. D.

Ma. Candela said...

David: me sonó a regaño... No solo de películas tristes me alimento, pero debo reconocer que ando en una nota bien existencial... ya me doy una vuelta por el pupo! :)

Dragoncita: Búsquela y si no la encuentra, pues a vuelta de correo...

Ludo: la matemática si sirve jiji