Tuesday, September 9, 2008

supositorio!



Consumo volúmenes escandalosos de cafeina y filtro tanta nicotina entre mis alveolos pulmonares que hace más de una década manchas oscuras colorean los XRay de mis pulmones.

Estas drogas políticamente correctas, son las compañeras de mis devaneos cerebrales.

Tan vitales como los neurotrasmisores que llevan estas ideas radicales de un hemisferio a otro.

Es con estas sustancias que mantengo mi boca ocupada para evitar comentarios intolerantes. Porque si llego a gritarle a cuanto autómata egoísta se cruza en mi camino el asco que me provoca su presencia, mi odio levantaría tal gélida tempestad que podría su pánico congelarlo por toda la eternidad.

Vengo evitando el contenido de los telediarios. Sorteo múltiples obstáculos para alejar mi cerebro del contenido de sangrientos titulares, pero hoy no tuve ni esto de suerte. Me alcanzó esta noticia. Y con su impacto mi razón se fue pa'l carajo! Luego la destrucción climática me generó imágenes similares a los delirios de San Juan en su apocalipsis.

¿Qué está ocurriendo en este planeta para que un ser humano tome una decisión como esta? ¿Qué descalabro están creando las decisiones que tomamos en sociedad? ¿Qué egoísta impulso nos está arrastrando a la orrilla de nuestra propia destrucción?

Nuestra sociedad enfrenta serios problemas y todos pueden evitarse si tan solo todos los seres humanos decidiéramos involucrarnos activamente, aniquilando la tibia indiferencia, en remediar el caos que hemos provocado.

No basta con salir a marchar cuando nos convocan. No alcanza con rayar una papeleta electoral. No termina nuestra responsabilidad al pegar un sticker o firmar un pliego de peticiones. No es suficiente enviar un forward a todos tus contactos con información sobre el calentamiento global, por ejemplo.

Nuestro planeta está sangrando. Nuestra gente (todo el género humano) está agonizando.

Ningún mesías, ninguna fuerza extraterrestre vendrá a nos para rescatarnos.

Hay que tomar consciencia y debemos actuar ahora como sociedad.

6 comments:

Silvi said...

"Aniquilando la tibia indiferencia" Qué frase tan hermosa y acertada :)

Dragonfly said...

Si tienes mucha razón, no es solo firmar una enmienda y pegar un sticker en el coche, hay que dar un paso más.

Acá en la oficina tenemos varios métodos de reciclaje de papel y plásticos, sin embargo, también hay que ir más allá evitando el consumo excesivo.

Te dejo besos ;)

Carlos Paredes Leví said...

Yo habo todo lo que está en mi mano; reciclo papel, cristal, plástico, consumo el agua con racionalidad, no desperdicio alimentos, etc.
En cuanto a los idiotas, intolerantes, pusilánimes y pajeros, siempre les pago con la moneda de la indiferencia.
Un saludo.

PD: yo también le pego duro al café...

Ma. Candela said...

Silvi:
Usala cuando quieras y alistese que un continente de hijos de Cain moveremos las melenas en Cuenca!

Ma. Candela said...

Dragoncita:

Amiga!Gracias por los besos!
Estimo que si, en la mia encambio nada solo usan papel blanqueado y son algo lesos...

seguimos!

Ma. Candela said...

Carlos:
Le hacemos muy duro al cafe. Y creame le envidio el balcon! Estimo que con disciplina todos los procesos verdes podrian integrarse a la cotidiana rutina.

Un abrazo para usted!