Tuesday, May 1, 2007

depende de nosotros!



"...salen de sus celdas. Se dan la mano, sonríen. Les leen la sentencia, les sujetan las manos por la espalda con esposas, les ciñen los brazos al cuerpo con una faja de cuero y les ponen una mortaja blanca como la túnica de los catecúmenos cristianos. Abajo está la concurrencia, sentada en hilera de sillas delante del cadalso como en un teatro... Firmeza en el rostro de Fischer, plegaria en el de Spies, orgullo en el del Parsons, Engel hace un chiste a propósito de su capucha, Spies grita: "la voz que vais a sofocar será más poderosa en el futuro que cuantas palabras pudiera yo decir ahora». Les bajan las capuchas, luego una seña, un ruido, la trampa cede, los cuatro cuerpos caen y se balancean en una danza espantable..."

Hace un siglo y más un grupo de obreros comprometidos alzaron su voz, se tomaron las calles y sin miedo defendieron sus derechos... se opusieron a trabajar hasta el cansancio en condiciones indignas, bajo un sistema salarial que los excluía por completo de los beneficios que su esfuerzo generaba. Fueron reprimidos por las autoridades, fueron encarcelados, torturados, asesinados, pero quienes aún estaban libres se mantuvieron firmes en la lucha. Entre esos trabajadores se encontraba un grupo de valientes que en su vida cotidiana se desempañaba como tipógrafos o periodistas, quienes al ser identificados como los líderes (según las autoridadedes) de la huelga del 1 de mayo fueron ejecutados luego de un juicio amañado con el único fin de atemorizar a los seguidores de una tendencia política que se oponía al uso de la fuerza bruta, al sistema de producción criminal y a la distribución injusta de la riqueza. Esos tipógrafos y periodistas son de los que habla el texto entre comillas, escrito por José Martí, testigo en primera persona de los hechos, que publica el diario La Nación de Buenos Aires.

Como ellos la historia puede mencionar muchos ejemplos, sólo habría que buscar entre sus amplios volúmenes... es cierto que el movimiento obrero luego de las manifestaciones 1886 logró algunas victorias en el ámbito laboral, se promulgaron leyes que otorgaban respeto, amparo social y retribución a los trabajadores; mas en las últimas décadas esos progresos retrocedieron bajo la influencia de un sistema de privigelios que tiende a beneficiar a un sector específico de la sociedad en que nos desarrollamos.

Ante ese detalle, ligero pero contundente, me pregunto cuánto de ese retraso depende directamente de nosotros los trabajadores que por desconocimiento, ignoracia, falta de información o por la razón que tengamos bajo la manga permitimos que diariamente se corrompan nuestros derechos? cuántos por miedo al desempleo, al reclamo, a la multa callamos aunque nuestro descontento se haga insoportable, sólo improvisamos una mueca ante un patrono abusivo? cuántos de los que leeran esto continuarán haciendo silencio aún teniendo la razón de su lado para continuar llevando pan a su mesa?

Sólo recuerden que no se trata de trabajar a cualquier precio, se trata de trabajar digna y honestamente en condiciones justas. El hecho de cumplir nuestros derechos no depende de la promulgación de leyes a favor del sector, sino de nosotros mismos... porque somos nosotros quienes debemos cumplir a cabalidad nuestra obligación de ser trabajadores honestos, solidarios manteniendo la mente clara y haciendo respetar lo que por ley nos corresponde cumpliendo la máxima: "8 horas de trabajo, 8 horas para el sueño, 8 horas para el hogar".

4 comments:

BautistaCienfuegos said...

Seguro que algunos de la clase parasitaria preguntaran con asombro...¿a los trabajadores * "de uno "? ¿que hay que hacerlos socios!!??? ¿porque si yo me he sacado la madre trabajando para surgir y luego vienen "estos" y quieren exigir que!? que trabajo más que justo el que tengo como empresario privado...trabajo, gano y me doy mis beneficios y esos flojos que pasan cansados y muertos de sueño siempre , que son ladrones y sucios, que son hediondos e indios...que no son gente linda como nosotros los burguesitos bien...que no ahorran!!!

no faltarán...porque los parásitos sobran en una sociedad capitalista y neoliberal...ellos los empresaurios privados, los burgueses e inmorales parásitos apatridas, eternos lacayos vende patria del amo de turno...los que hacen negocio con el hambre popular...es de esperar que no falten ...que alcen su prepotente voz...así sabremos exactamente donde están.

Como dices candela...la cosa no es solo ofrecer trabajo.

Rojos y Marxistas saludos en este 1 de Mayosangabriel

Cronista said...

Bienvenida

Mira, recuerdo que a mi me sacaron de un medio, precisamente por estar en una reunión donde se hablaba de los derechos de los trabajadores. Estaba en El Telégrafo. Corría el año 2000, los primeros meses. El dueño, Fernando Aspiazu, llevaba ya dos años encarcelado por sus defraudaciones bancarias y había un grupo de empleados que estaban preocupados porque la hija, Coqui Aspiazu, no daba muestras de querer mejorar nada. De hecho, no mejoró nada las condiciones laborales. Y bueno, en una reunión a la que me invitaron asistí y como tenía conocimientos de leyes, me hicieron preguntas y respondí. En eso llegó la gerente, una asalariada, de esas que dan la vida, pero a cambio de ser bien pagadas, y nos llamó la atención. Que dizque debíamos ser solidarios con la familia dueña de la empresa, con el pobre Aspiazu, con su hija... Que éramos desleales (Parece que cumplir el trabajo para ella era deslealtad). Expliqué mi parte. Creí que había quedado entendida. Al cabo de un mes, cuando estaba de vacaciones me botaron junto a otros 20. El único periodista fui yo...
Así son esa clase patronal que cree que puede hacer con el obrero lo que a bien tuviere, precisamente, porque hay autoridades corruptas que se lo permiten.

Ludovico said...

Gloria a los martires de Haymarket! por que ellos demostraron que odos quienes somos obreros (de todas las clases) podamos encontrar un mejor mañana!

Jonás Vidal said...

buen post...y ojala encontremos un mejor mañana y el sistema cambie..aunque a veces eso suene algo utopico.
saludos