Monday, November 12, 2007

callejones a medianoche!


Que mezcla de orgullo y de miedo
Seré el dedo que te toca
El que te besa en la boca
La vaina de tu cuchillo

De Orgullo y Miedo/Andrés Calamaro

En noches como estas nuestras miradas se encuentran como en los callejones los gatos a media noche… fumadores confesos, evitamos ver a los médicos que sólo nos cargan de privaciones, guardando en nuestras chaquetas las preferencias de nicotina, yo con filtro tú sin él, coincidiendo en acompañarnos con un buen café…

Lo admitimos? El tabaco sabe mejor cuando es compartido por dos pares de labios remojados en el deseo que nos provoca nuestra piel escazamente iluminada por el brillo de un farol lejano… sonreímos sin misterios, en un momento, aquel taxi discreto se arrimará a nosotros y entre las calles se perderá por esta convulsa ciudad pintada de smog junto a nuestros cuerpos hambrientos de compañía…

Todos los caminos bordeados de asfalto, sin colores de naturaleza, sin aromas de bosque… cuánto se requiere para encontrar un horizonte profundo más allá de la injusticia?

Desastrosamente, algunos encontramos encantadora esta ciudad caribeña anclada en el Pacífico, con todo a la mano, pero tan huérfana de teatro, literatura, música, danza… cargada de bares y cafés para preñar la madrugada que surcada por infinidad de tiendas dispuestas con nicotina y alcohol surten las 24 horas de mis noches sin sol…

Y sin embargo, muchas veces grito con ganas de ganarme una sordera en el intento y ser digno del silencio, mas me las ingenio para en un cuarto de hotel encontrar, como en los callejones los gatos a media noche, toda la profundidad que necesito en la mirada de esa mujer que se atreve más allá de mis fantasías y en su cuerpo el silencio explosivo que a veces juega a ser como las olas del mar cuando como un náufrago me desarmo…

3 comments:

Carlos Paredes Leví said...

En los callejones a medianoche, cualquier cosa es posible, por eso los esp�ritus vagan a trav�s de ellos en busca de los vivos...

Ludovico said...

si vuelvo, nos vamos a la habana una temporada??

Ma. Candela said...

Carlos: Libres al fin de la dictadura febril del goteo nasal visita mi casa que bueno! Y algunos vivos anhelamos fundirnos con los cadáveres de esos espíritus entre las sombras de esos callejones...

Ludo: jajajajaja que rico humo de super finos negros mezclado con cafe Cubita o Bucanero... La habana está en todas partes dónde te lleven los pasos dicen por allí... pero no me opongo a toparme contigo en el andén, tomar una máquina y luego agarrar para el malecón o a 23 y 12 y esperar hasta el cañonazo de las 9!!!!