Tuesday, November 27, 2007

instante en el tiempo!


Let me love you true, let me rescue you

Let me lead you to where two roads meet
O come back above
Where there's only love

The Ground Beneath Her Feet/U2

Cómo un adulto comerciante respetado de voz ronca aún grita mi santo y seña bajo la ventana con la sola intención de verme sonreír, por qué hace poco luego de provocar mis lágrimas al cantarme unas cuantas verdades a viva voz terminó llenando mi galaxia con 50 girasoles improvisando "La Tarde de la Cosecha", del holandes loco... Yo, un extraño ser de costumbres heterogéneas y receloso del amor, muchas veces me pregunto porque con todo y mis cambios físicos aún me dejo consentir por este hombre malgeniado e inconforme...

Este tipo barrigón, canelita, cabello cano, sonrisa imperfecta, dientes amarillos capaz de improvisar un cuadro de Van Gohg con tal de no verme llorar es sin duda de los hombres en quién confío sin niebla de duda, con él me permito ser tan atrevida como para meter mis manos en sus bolsillos buscando una golosina o un chupetito de fresa y quizás es el único humano a quién le permito preguntarme por el rumbo de mis pasos... es más creo que aún le improviso pucheros infantiles que luego se solucionan con tiernas cajitas de crayolas...

Este es uno de esos instantes felices congelado en el tiempo, un recuerdo borroso de días pacíficos junto a la orilla salada de aguas turbulentas... siglos enteros han pasado desde aquella mañana capturada por la cámara de un hermano menor, pero muchacho sensible de escaso bigote, que en ese tiempo registraba algo más que la vida familiar... tan sólo ver esta huella de nuestras vidas me suaviza... siento cómo mi mente viaja más allá del castillo arena, la cometa mariposa, los sánduches helados, la cola uva, los patines ruedas rojas a un lugar cercano al centro del mundo dónde el amor nació, quizás como una sonrisa ingenua cargada de pureza, y va fortaleciéndose a cada paso de nuestro instante en el tiempo...

2 comments:

Dragonfly said...

Ay por Dios!!! que lindo instante... gracias por compartirlo.

Besos ;)

Ludovico said...

soy testigo de eso. y de esa cara sin mancha de duda: esa era alegria!!!