Thursday, November 15, 2007

perdida!

Volaste alrededor de la luna con ella
le pediste que nunca se fuera
y ella respondió:
mi amor siempre estará... cuidándote

Cuidándote/Bebe

como todos los niños criados en esta familia conservadora (al menos una gran mayoría), me enseñaron a rezar y en época de necesidad pedirle a papito Dios un milagro... créame recé de rodillas y con las manitos juntas pidiendo auxilio... acompañe a las beatas envidiosas en sus novenas durante sus procesiones por las salas de estar de otras beatas envidiosas como ellas esperando que todas mis promesas y sacrificios me concedieran ese milagro tan esperado, pero a la vuelta de los meses ese indulto divino no llegó y con tan pocos años observé inútilmente la agonía que provoca el cáncer en una mujer que llenaba mi vida de amor... recuerdo su última noche, mi última noche al calor de su abrazo, casi sin fuerzas me contó uno de sus cuentos mientras yo me recostaba en su pecho, luego un sonido de alarma alteró la calma de aquella habitación estéril, me alejaron de sus brazos violentamente, todo fue confusión... al día siguiente ella estaba muerta, mientras me preguntaba dónde estaba mi milagro mi vida cambió drásticamente... tenía 7 años cuando perdí la fe y no he vuelto a encontrarla...

4 comments:

Carlos Paredes Leví said...

Ni soy religioso ni un moralista y ni s� d�nde me dej� la espiritualidad pero si s� una cosa: lo contrario de Dios, sigue siendo Dios. As� que estar alejados de �l, no nos garantiza quedar fuera de su influjo.
Ahora no me pregunte qu� carajo quise decir....
Un saludo.

Ludovico said...

dios esta en todas partes, pero creo que en esta tierra no...

Ma. Candela said...

Ludo: Querido la habana está en todas partes, pero aquel me parece que es un Action Hero de Marvel Comics, otro hombre X combativo de asombrosos poderes

Carlos: jaja no le iba a preguntar, pues dicen que las discusiones teológicas deben evitarse como a la peste! mejor invíteme un café, en este día tan soleado que parece un sueño!

Álvaro Ramírez Ospina said...

Haces bien en no buscar lo perdido, sobre todo en este caso. Yo la perdí más tarde que tú y no tuve necesidad de hacerle duelo a ésa pérdida.

Bellos textos en tu blog.