Wednesday, January 9, 2008

salvoconducto!


"...aún el escalofrío impetuoso deambula
por esta piel que en primera persona conjugaste a placer,
todavía te siento y me siento transformando el deseo
en choques eléctricos que esquivando vida
corren desbocados a la sombra de mi cadera..."*


intento esquivar el agua que velozmente escapa de los desagües e incluso las descargas líquidas que provocan los autos al pasar sobre este río improvisado justo antes del atardecer… pese a mi ingenio para cubrir mi cuerpo con este artefacto asiático, el viento conspira contra mi, en cuestiøn de segundos todo mi vestuario está húmedo y aún me falta más de la mitad del camino hasta la parada del bus... estos días se me antojan como una caricia gélida, despierto bajo un chubasco, llego a la oficina acompañada por una tenue garúa y la abandono luego de 8 horas abrazada por un diluvio, quien neciamente insiste en mantenerse sobre mi paraguas hasta que inscribo mis huellas digitales, que como una combinaciøn mágica, logran abrir las puertas del igloo... ninguna prevenciøn sirvió para maldita la cosa, estoy empapada... busco en el tercer cajøn del escritorio, podría encontrar algo para cambiarme y arrancarme esta incómoda sensaciøn que aún no logra atenuar el café con ron que como salvoconducto me ofrecen mis compañeros... me altera este escalofrío que golpea violentamente mis dientes recordándome así que existen emociones tan intensas como antónimas a este avaro frío inquilino de mis huesos...
* Giséllè Viteri - Cevallos, del cuento largo menguando escalofríos a 17º29'57'S

2 comments:

Dragonfly said...

La lluvia... Gracias a Dios! que al fin se fue de mi tierra.... ya casi me iba nadando todos los días a la oficina....

Besos ;)

Atrapasueños said...

y acá al otro lado de la cordillera el agua también se hace presente...