Thursday, August 23, 2007

la masita pegajosa!

Hace unas semanas, llegó a mi linda ciudad, vía airmail desde República Dominicana un cartón repleto de chuches para una amiga de la oficina… Yo, tan curiosa y metiche como siempre la estaba espiando de reojo, mientras abría el cartón.

De pronto, pezco un tarrito plástico azul algo familiar para mi… Lorita, con el tarrito plástico entre manos dice: “y esto?" (con todo el asco del mundo en su voz), Yo, brincando desde mi silla digo: “es skippy mantequilla de maní”… mi amiga solo me devolvió la mirada sin entender mi emoción y extendió la mano diciendo te regalo, a mi no me gusta…

Si existe algo que me regresa inmediatamente a mi infancia, es una cucharada de esta sabrosa bobería, este manjar con tan mala fama, un sabroso trip rumbo a las tardes gastadas en compañía de mis crayolas en algún rincón de la cocina de la mamitere...

En la casona de mis abuelos, existía una gran alacena. Allí, guardaban, o se escondía de los golosos, todos los dulces que fabricaban las abuelas, las muchísimas tías y las primas mayores… majar blanco, chocolatines, alfajores, turrones, confitura de naranja, higos, fresas, grosella, galletas de uvas pasas, pero entre todos ellos también estaban los dulces que traía de lugares lejanos el tío Nelson, quien casi todo el año viajaba en un barco mercante por el mundo.

Uno de aquellos dulces era el tarro de Skippy...

Hoy, comprendo porque mamitere abría la alacena cada tarde para darme una cucharada de mantequilla de maní... no era otra forma de malcriarme, como muchos decían, resulta que una cucharada de Skippy (o cualquier otra marca, pero en casa se consumía Skippy) contiene las proteinas necesarias para los niños en etapa de crecimiento y por aquellos días Yo, necesitaba muchas proteinas, pero me negaba a comer una larga lista de alimentos...

A los 3 años, muy poco me importaba, el valor nutricional de las comidas.... pero todavía puedo recordar la emoción de sentir el frío del acero en mi boca, puedo verme tratando de despegar de mi paladar esa masita pegajosa saboreando la sal y descubrir el dulce escondido en su interior... ese instante en que ella caminaba por la cocina a media luz hasta la alacena, descolgaba del gancho un aro lleno de llaves buscando la precisa para destrabar la tranca era el momento más emocionante de mi día...

Desde hace una semana está oculto en un rincón de la refri a la mirada de los glotones que habitan en casa, mi delicioso tarro de Skippy, la mantequilla de maní más sabrosa del mundo, aguarda tranquila mi llegada... me la he pasado desayunando tostadas con jalea de cereza y Skippy, incluso preparé unos muffins de banana con mantequilla de maní y unos brownies con un delicioso sabor a maní...

Un gusto asqueroso puedes decir Lorita, pero amiga déjame decirte que incluso el Rey del Rock, Elvis Presley, tenía entre sus recetas favoritas esta maravilla; él podía pasarse el día comiendo sanduches de mantequilla de maní, jalea de mora azul y guineo cortado en rodajas...

Esta marca, a pesar de ser distribuida por la imperialista Unilever, no se la encuentra jamás nunca por las repisas de los supermercados de aquí y llegó a mis manos por una extraña coincidencia del contrabando... es un tesoro... un verdadero tesoro cargado de recuerdos y nostalgias infantiles... gracias Lorita gracias muchas gracias...

9 comments:

Jolie said...

en mi caso era maní confitado, cañitas o canguil de dulce hechos en casa de mi abu a vista y paciencia de un poco de niños indigentes (o sea, mis 2 únicos primos en ese tiempo y yo!) jajaja

si por un día pudiera volver a la simplicidad de aquellos tiempos sin dudar lo haría...

he visto una foto en un blog que me ha dejado pensando... añoranza, eso es lo que tengo pero bueh... estamos en hoy cierto?

felicidades por su hallazgo sin duda lo disfruta mucho ;)

un beso y un abrazo mi amiga... preparaos para el 31... adeu.

Anonymous said...

En el mio era maní con cascara que íbamos sacando mientras caminábamos hacia la casa...era una fundita de papel amarillo con dibujos de manís afuera que compraba mi madre en una tienda muy antigua en el corazón de un barrio que evolucionaba rápidamente...


ROJINEGROS SALUDOS
BAUTISTA CIENFUEGOS

Sick Boy said...

mmmmm.... a mi agringando padre le debo que tambien sea una añoranza de mi infancia esa vaina... que rica que es!

Eso, y los g.i. joe...

Juan said...

Mi abuela para navidad siempre emprende la actividad de proporcionar "Mantecol" producto muy parecido al que mencionas. Yo gustoso esperaba esa fiesta finde añera para recibir el gustoso sabor al producto menionado y otras esquisiteses que nona preparaba. Una comida trae miles de recuerdos y una comida añora mucho mas que cualquier foto. Será que un bocado vale más que mil recuerdos.
Tengo el agrado de recordar aquellos sabores, aquellos momentos. Un producto y la cucharada de lo realmente importante, que resuelve este post.
Una gran abrazo, de argentina. Por tus visitas, gracias.

Carlos Paredes Leví said...

Eso no provoca granos o algo peor, colesterol ?

Ma. Candela said...

Jolie: Cangil Dulce, son esas bolas inmensas color caramelo? Si eran ricas, mi mami aún las compra... y tú sabes cómo se hacen?

Sick Boy: agringado padre? Jajaja aunque la publicidad afirme que esa receta es de exclusividad del imperio, me permito desmentirla! La mantequilla de maní es mundial, sólo que tiene diferentes nombres a lo largo del mundo... pero el GIJoe (los actuales novios del ken de Barbie) si son propios de esas tierras! Jajaja tu papá si que sabe comer bien! No hay nada más rico que Skippy con pan!!!

Ma. Candela said...

Estimado Señor Levi, mi apreciado Tujes, pues eso es una creencia común, pero no aumenta el colesterol como su nombre podría indicar. La mantequilla de maní, entre sus ingredientes de preparación no lleva ningún tipo de producto lácteo como la mantequilla, es maní molido con azúcar... La mantequilla de maní tienes bastantes ácidos grasos no saturados, el ácido oléico, por ejemplo, es una grasa considerada como buena para el sistema cardiovascular porque regula o disminuye el colesterol malo producido por las grasas saturadas.

Así que cuando quiera... una rodaja de pan integral con Skippy! Sin miedo...

:)

Ma. Candela said...

Bautista, por mi barrio se llamaban cacaguates (está mal escrito apropósito porque así le decíamos) los vendía un señor muy amable, guardaba los cacaguates en un frasco de vidrio con tapa metálica, nos entregaba los cinco sucres que comprabamos en un papel despacho...

El maní parece ser el vínculo con los primeros años Juan si mi abuela hacía unos dulces riquísimos también, pero de esos sencillos que comes todos los días como postre al final del almuerzo... gracias por el abrazo :) Yo, también te abrazo!

natyco said...

Me encantaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!!!!!!
Me encanta la mantequilla de mani!!! No hay nada como un sanduche de pan integral con mantequilla de mani (la q viene con pedacitos de mani) y mermelada de mora!!!! MMMMMMM!!!! Lo malo es q desde hace algun tiempo no encuentro ninguna marca decente, solo la schullo y esa no me gusta... Me dio hambre!!!! Quien tiene mantequilla de mani!!!!!