Thursday, August 30, 2007

sentimientos encontrados!


Tardes atrás, aprovechando el tiempo muerto en mi agenda entre cita y cita, mezclando mi descaro con mi facilidad para pajarear sin remordimientos, entretuve mi lengua con un helado de vainilla, al tiempo, mis ojos se deslizaban sobre las líneas de Black, unos de los cuentos del otro lado del espejo... una antología de Miguel Donoso, que durante meses ha esperado su turno en mi repisa de búho...

Uno de mis escondites favoritos, anclado al aire libre a mitad de cuadra frente a la plaza, luce ignorado por los contrariados oficinistas, los turistas cara pálida, las parejitas de manos traviesas... en los días de insoportable calor, cuando el asfalto suda y los edificios de esta ciudad parecen derretirse, suelo protegerme del sol bajo una carpa inmaculada buscando la caricia de la brisa generosa del manso río, sí, este camal humano porteño y mundano oculta entre sus calles intoxicadas lugares clandestinos...

Este en particular, es un minúsculo pedazo del imperio de la Big MMM, sin adornos y aderezos, presume la simpleza de un buen sistema de audio, la discreción del espacio entre las mesas, la economía en su oferta de refrescantes combinaciones azucaradas, la complicidad de su personal... un lugar minúsculo por cierto, mas se me antoja como un espacio concreto de la dimensión desconocida, aún no descubro a quien debo agradecer la mezcla de música tan urbana, ligera y huerfana total del cotidiano ritmo tropical que se programa en los centros comerciales o en la convulsionada buseta... aquí, ajena a las miradas entrometidas, puedo leer sin interrupciones e incluso tomarme sin prisa un café... distraer mis neuronas con el agitado tráfico guayaco... conversar con los amigos que detienen sus pasos cuando se reconocen en mi sonrisa... es un sitio perfecto para renovar brevemente la energía gastada por el congestionado ritmo de esta ciudad hostil...

La cosmopolita Guayaquil, no es más que un gran pueblo entre el río y el estero, fuera de las fronteras de este pequeño país, su nombre es sinónimo de excesos y/o mala vida (muy buena para muchos!)... será producto del azar que el barrio más bohemio de Medellín se llame igual o que el barrio de las putas en Cali lleve el mismo nombre de esta bastarda citadina parida al pie del Cerro...

Algunos al escuchar su nombre maldito sentimos un odio profundo, exagerado, insano; pero al mismo tiempo, escondemos tras nuestra mueca de mal humor una sensación contradictoria, opuesta que muchos ingenuos llamarían amor...

Todos esos sentimientos encontrados no son provocados por este espacio muerto cargado de cemento que sólo toma vida con el tráfico de nuestros cadáveres...

Es sin duda alguna producto de las continuas tomaduras de pelo de los políticos de turno, de la asfixia que nos provocan sus cortinas de humo para disimular sus robos maquillados en fundaciones evadiendo así las preguntas en torno a su responsabilidad con el pueblo del que se han lucrado sin remordimientos durante este sueño democrático...

5 comments:

Ludovico said...

Es que Guayaquil como pouerto, se abre al mar. Y eos implica que la gente entre y salga....es como un poueblo de gitanos. Todos son pata caliente :p

Carlos Paredes Leví said...

Debe resultar interesante compartir un café con usted, sea en un lugar bohemio, snob donde acuden mequetrefes con ordenadores portátiles, o en el bar de la esquina de cualquier barrio. La buena compañía y la conversación sugerente, nieblan el ambiente convirtiéndolo en secundario.
un saludo

Ah, me olvidaba; me gustó mucho este post.

Carlos Paredes Leví said...

y mi comentario ?

Ma. Candela said...

Ludo, jajajaja sobretodo la autora de este blog!



Carlos, incluso el portal de una casa a media luz es un lugar exclusivo cuando charlando nos descubre el amanecer... jajajaja esos mequetrefes son muy comunes por estas tierras, yo, los evito como los gatos al agua!

Hay moderación de comentarios tujes y durante el fin de semana esta acandelana lo último que hace es revizar sus correos... me disculpo por la demora...

A mi también me gusta mucho su prosa y me preocupo por el destino del amigo Fortunato, salúdelo de mi parte :)

marilu said...

chuta candela, me diste en el clavo con esa descripción tan rica... o sea! poner al centro de guayaquil, su ruido, su aspiracional de miami wanabí, enmarcado con un cuento del maestro donoso pareja WOOOW

buena pelada, muy buen post, me atrevo a decir que es mi favorito de todos los que leído en tus blogs!

¡salud camarada!