Friday, September 7, 2007

ritmo canibal!



"Un día como hoy, inicia muy temprano... el reloj marca las 04:25 cuando abro los ojos y despego mi piel del cobertor.... voy prendiendo todas las luces que se cruzan a mi paso... colo el café, exprimo unas naranjas, mientras caliento unas arepas en el horno.
Repaso la lista de pendientes... el refrigerio del medio día en la lonchera, pagadas están las cuentas, el super lo hice ayer, envié el arte del libro, aún debo comprarme otra tobillera para entrenar softball sin riesgo de esguince, no puedo olvidar la reunión de padres en el colegio de Belén, deberé pedir permiso en el trabajo y otra vez veré la expresión molesta del jefazo… El reloj marca las 05:00, estoy retrasada aún me falta ponerme el uniforme y pronto pasarán recogiéndome para ir a la oficina… al igloo siberiano… a las responsabilidades que me mantienen al margen de mi vida… Son las 05:15, voy en camino… recorro la ruta inmensa… solitaria… he cumplido con el cronograma… todo está al punto… entonces, ¿por qué esta inseguridad? Siento que he olvidado algo, que he perdido algo… quizás un reencuentro con mis amigos, quizás el reflejo de mis ojos en rostros conocidos… ¡Tengo ganas de gritar! Comprendo que pretender ser adulto tiene sacrificios… no farras entre días laborables, no cine, no amanecidas… siempre están los fines de semana y los días libres para ver a aquellos que iluminan tu vida… ¿vale la pena el sacrificio?" Esto lo escribí hace exactamente 2 años, y puedo probarlo aquí

Hoy, tengo muy pocas ganas de describir el turbulento estado laboral al que me enfrento, hace más de un mes que estoy diseñando free lance para la anterior empresa en que laboré, porque el sueldo de 2 ceros que gano en la fábrica no me alcanza para sobrevivir... Entonces, aclarando las cosas, cumplo una jornada de 8 horas bajo contrato verbal en la fábrica y asisto al Igloo cuando mi exjefe así lo solicita en las horas que debería dedicarle a mi familia...

Desde que abandoné el igloo, hace 610 días para ser exactos, he repasado a diario toda la pesadilla (sin ganas de vivirla over and over again!), que significó trabajar en el área de preprensa en jornada rotativa casi sin descansar... aunque aún entre sus frías paredes conservo muy queridos amigos y maestros, la interacción con el déspota del jefazo de ventas (sin la menor idea del proceso de producción, pero cuñado del dueño ), mas las políticas laborales explosivas que se impusieron luego de una ingeniería de procesos con el objetivo de costear los artículos lujosos adquiridos por el propietario y sus familiares me obligaron a buscar otra opción...

Trabajar en la fábrica me gusta mucho, pero... es una lucha de todos los días hacer respetar mis derechos laborales, disimular la molestia que me provoca trabajar fuera de horario sin recibir mi justa paga por horas extras, lidiar con la incompetencia de un galáctico kitkat, quien al parecer no entiende que no haré su trabajo (tengo suficiente con el mio!), aunque se encapriche y afirme su status... pobrecillo, no comprende que en mi planeta un CERO a la izquierda de la coma decimal en el rol de pago si hace la diferencia... entonces no puedo perder tiempo en boberías, sólo enfocarme en cumplir mis responsabilidades según lo acordado y see you tomorrow cuando el reloj marque las 6 pm...

Si aún continúan leyendo, entonces leyeron el relato que inicia este texto, por una razón que no viene al caso se ha modificado la hora de ingreso a la oficina... algo conveniente para unos, pero como no se alteró la hora de salida es inconveniente para otros, aquí léase YO! Entonces mis peores pesadillas hoy, son reales y concretas... así están las cosas por esta esquina de la galaxia!

No puedo perder este trabajo, tampoco puedo negarme a cachuelear en el igloo a riesgo del suicidio de mi monedero... pero el cansancio me está dominando... y aquí no hay pastilla energética capaz de solucionar las horas de sueño que evitaré por mantenerme a flote un poco más...

Me llena de coraje tener que bailar el ritmo que toca esta sociedad canibal, soy un cadáver del sistema que se niega a vivir para trabajar! Pero oponerme sólo me orillaría a la muerte... aunque entienda que las condiciones del juego son injustas, no me queda otra opción... pero seguiré luchando para que las condiciones cambien en favor de la mayoría....



La foto es de David Airey, diseñador gráfico, lean su blog!

15 comments:

Sick Boy said...

estamos igual pelada... de toda la semana solo dormi una noche...

a ver cuantas logro domrir la siguiente... QUIERO UN CERO MAS EN MI CHEQUE!!!

Carlos Paredes Leví said...

La verdad, es que nos la pasamos haciendo lo que no queremos..
No pude evitar acordarme de una frase del siempre lúcido y genial Fernando António de Seabra Pessoa (ése al que tantos citan pero pocos comprendemos):

"Y así arrastro, haciendo lo que no quiero y soñando lo que no puedo tener, mi vida.... absurda como un reloj público parado".

PD: Siempre nos queda la lotería.

Ludovico said...

te acuerdas el plan del bar en la playa? aun es posible

Dragonfly said...

Ay amiga! ya veo que las cosas andan medio complicadas. Tenemos dias de no platicar y bueno, en mi oficina las cosas han andado medio complicadastambien. Espero que todo siga de lo mejor.

Muchos besos :)

natyco said...

yo tb tengo un puto salario de dos ceros, una puta rutina y unas ganas de cambiar el mundo... x lo menos el mio... pero bueeee.... ya mejoraran las cosas... ojala..
un abrazo

yolanda said...

Te escribo porque debe estar ocupada en el trabajo y espero que siga luchando se que la vida puede ser dura y muchas veces decimos: Para que estoy luchando si nada cambia recuerde lo que le he dicho Ud. y solamente Ud. tiene en sus manos el futuro y si quiere estabilidad aunque no la hay completa agarrese de la fe.

Todo se puede en esta vida solamente que se tiene que ser persistente y poner fija la mente en lo que nos proponemos la vida es muy compleja y solo tenemos que seguir luchando.

Anita said...

no hay derecho para ciertas cosas. El mundo laboral en esta ciudad es un infierno, y al mismo tiempo no estar en él es otro infierno. Escàpate mientras puedas.

Ma. Candela said...

Sick: Creo que todos queremos un cero más en el cheque, pero lo importante es que ese cero esté a la izquiera de la coma decimal, si no la misma historia de siempre!!!

Carlos Paredes Leví "Tujes": Para comprender a Pessoa no sólo basta leerlo, hay que vivir entre sus palabras... se pierde mucho con la traducción... y es para algunos es un desconocido... al menos unos pocos en el mundo tenemos el placer de leerlo comprendiendo el significado entre líneas...

nota al margen: sin café en la despesa! Se extraña la mezcla de canela con vainilla...

Ludo: jajajajajaa con tus liquidaciones OBVIUSSSSSSS MICROBIUSSS!!!!

Dragoncita: Es la temporada amiga... pero ya llega el fin de semana! :)

Ma. Candela said...

natyco: jaja mmm si cuando consiga otro trabajo... aplicaré al cargo de gerente!!!! Buena paga y 0 responsabilidades!

Anita: Hola! Bueno verte por acá... si por allí estoy cuadrando una fuga a los andes... lástima que ya no exista el cacao para descargar en su vereda toda la mala vibra que esta ciudad nos genera...

Carlos Paredes Leví said...

Por eso a Pessoa yo lo leo en portugués (voy a Lisboa al menos una vez por año). Por otro lado, nunca me quedo sin café en la despensa...
un saludo.

Pd: Hay una biografía muy buena que se llama Extraño Extranjero escrita por un francés que si no me equivoco, se llama Robert Blechont. También hay un interesante libro (ensayo) que escribió Antonio Tabucchi y otro de un psiquiatra portugués apellidado Saravia, sobre el genial poeta.

Ma. Candela said...

mmm pues asumo mi culpa... el último fin de semana inverné en casa y me opuse a llenar la despensa... sufrí las consecuencias!

A Pessoa no lo he leido en su lengua materna, mas gracias por la recomendación... Sabe, me gusta el trabajo de Tabucci, claro que podemos no tener la misma opinión... La última biografía que leí fue la de Capote y ando buscando una de Hemingway.... así están las cosas Carlos Paredes Levi, nos vemos luego :)

Carlos Paredes Leví said...

Es Robert Bréchon, no Bléchont.
El libro de Tabucchi se titula "Un baúl lleno de gente".
El libro del loquero portugués Mario Saraiva se llama "El caso clínico de Fernando Pessoa".

Tabucchi es, como yo, un enamorado de Portugal y son constantes, libros incluídos como "La cabeza perdida de Damasceno Monteiro", a mi vecino país.

Un saludo, mientras me tomo un café y un oporto.

Ma. Candela said...

apunto ahora e inicio la búsqueda... interesante mezcla, tocará probar la sugerencia...

f.1 said...

Y luego hay quien dice que el proletariado no existe y que la explotación es algo superado por los libros de historia.

f.1 said...

Una consulta aparte, si te dijera que voy a hacer una actividad cultural, a qué hora sería la ideal para pudieras ir con tranquilidad...y qué día sería el mejor