Sunday, October 12, 2008

década y dudas!




Logro verte a lo lejos, puedo reconocer tu espalda e incluso creo que hemos hablado. Estas en mis sueños. No he dormido bien estos días, pero prefiero evadir a Morfeo.

Me he estado preguntando si estoy a la altura de tus enseñanzas. Si me he transformado en el ser humano digno y sensato del que tanto hablabas. Si hoy, aún me hablarías con cariño o producto de mis acciones estuviera en tu lista negra convertida en un pariente que prefieres ignorar.

¿Me atormento sin sentido? Maybe...

Fui incapaz de cumplir mi promesa. Me deje seducir por el brillo de los espejos y descuidé la mirilla... no tuve ni la constancia, ni la experiencia...

Quizás tu amor no te permitió verme como en realidad soy. ¿Una más de aquellas con cangil en la cabeza? Quizás afirmarías que soy una mujer indigna de tu confianza.

Siento que con el devenir del tiempo puede haberte fallado, quizás me he desviado

Son diez años. En el balance, mis haberes suman el 100%. Bancarrota total.

Como siempre me decías: "mirándote la mugre del ombligo, pensando en la inmortalidad del cangrejo y tú cabezota no comprendes que el tiempo jamás se recupera. Las buenas intenciones no cuentan ".

Quizás moriste muy pronto, quizás soy una mala disidente Padre.

Todo era más sencillo cuando estabas aquí Padre para tomarme entre tus brazos si no tenía sueño, cuando tirabas de mis orejas si me acobardaba, cuando frotabas mi barriga si me dolía, cuando conversávamos en la cocina amanecidos, cuando manejabas como un bólido para llegar rápido a la playa, cuando me regañabas por fumarme tus tabacos diciéndome trabaja para que te pagues los vicios, cuando entre risas nos comíamos los dulces que escondía Emmomo, cuando me llamabas para ir al cine y comer juntos, cuando llegabas de madrugada después de un viaje y me despertabas para darme un beso.

Todo era más bello cuando estabas aquí Padre. Y, tengo tanto que agradecerte.

Hay cosas que pueden ser ciertas o no, pero que todo ser humano necesita creer, solías decirme, cosas que lo son todo como el honor, la dignidad y la honradez. Longuita, volvías a decirme, nunca niegues tu mano para ayudar en una causa que sientas justa, aunque todo el mundo esté en contra. La verdad, el valor y la solidaridad son todo en esta vida y el dinero o el poder no significan nada. Importa un carajo si son ciertas o no, pero todo ser humano debe creer en ellas porque esas son las cosas en las que vale la pena creer.

Son tan sabias tus palabras, son tan reales y es tan jodido seguirlas en esta puta sociedad que le pone precio a todo!

Tengo tantas preguntas sin respuesta... me apoyarías hoy con todos tus alegatos legales como aquella vez que me expulsaron del colegio por defender mis ideas? estarías a mi lado ahora que preferí el desempleo a ceder ante una deshonesta y cohercitiva solicitud patronal? afirmarías que es preferible cinco sucres honestos en el bolsillo a mil sucres mal habidos o me regañarías por dejarme llevar por la calentura de mi mala y orgullosa cabeza?

Tengo tantas cosas que contarte... te extraño tanto siempre... Padre sabes que hoy no iré a tu tumba a dejarte unas flores que no podrás oler porque allí, tú no estas... tu abrazo no está, quizás eso tus abrazos y ese olor a tabaco en tus camisas es lo que más extraño...

Puede ser que en el certificado de defunción que guardo en mi cajón diga que estas legalmente muerto, pero yo no lo creo, ni lo creeré porque el amor, el verdadero, nunca muere...

Ya llegará mi tiempo, tendré un hijo y lo llamaré Ernesto.




*La frase en la foto es: "yo estaré siempre allí donde me necesites, sólo tienes que mirar hacia allá, sea de día o sea de noche; en los destellos del mar, ahí estaré yo." Forma parte del cuento Destellos En El Mar, escrito por Raúl Vallejo, se encuentra en el libro Fiesta de Solitarios.

6 comments:

Carlos Paredes Leví said...

Un sentido y magnífico homenaje....lástima que yo esté demasiado sensibilizado, con demasiadas cosas, para poder animarme a releerlo...esto de las pérdidas, me afecta sobremanera en este otoño tan jodido
Un saludo.

PD: voy a tomarme un café con mucha canela, a ver si me animo algo...

Ma. Candela said...

Carlos:

Café con Ron, la canela la dejamos para después... mmm espero que esta tristeza que tanto lo aqueja no tenga que ver con las dos rayitas azules :(

Octubre es un jodido mes, pero igual el sol continúa brillando y Carlos recuerde aún nos puede ir todavía peor...

Dragonfly said...

Sin dudas... las personas que "se han ido", nunca están lejos de uno, siempre están en el corazón de cada uno...

Besos ;)

Pd. yo también quiero hablar con vos!

Ma. Candela said...

MMMM hoy es día de sorpresas! Pilas con ese movil dragoncita!!!

Carlos Paredes Leví said...

Hay momentos en los que uno no se siente a gusto en su propia piel y, mientras aprende a volver a mirarse, sufre determinados ajustes.....
Eso sí, el café sigo tomándolo como si fueran a prohibirlo...
Un saludo, y gracias.

Ma. Candela said...

20:53 en este lado del pacífico Sur.

Jajaja yo acabo de colar más!

Hay que vancársela Carlos! La vida es de los valiéntes y nosotros tenemos que jugárnosla todos los días para continuar entre sus curvas...

un beso!