Tuesday, May 26, 2009

detalle insignificante



Hoy deseo un presente.

Quiero un regalo.

Quiero que me cumplas un capricho egoísta y fatuo.

¿Te preocupas? Respira, no es nada costoso...

Está al alcance de tus posibilidades. Es muy sencillo de hallar. Están sencillo y humilde que no lo consideras valioso.

Simplemente, ignoras el precio que tiene y pasa desapercibido a la luz de tus ojos.

Regálame la magia que escondes en tu voz, anhelo que compartas conmigo toda la música que en ella alberga...

Deseo bailar a tu ritmo, conjugarme con tus notas en clave de sol, coreando a una sola voz:


..."Sentados en corro merendábamos besos y porros. Y las horas pasaban deprisa entre el humo y la risa.No hay nostalgia peor que añorar lo que nunca, jamás, sucedió."....



* Si tan sølo hubieras intentado un detalle insignificante... Esa llamada nunca llegø. Las promesas se largaron con el viento. La decepciøn se empañø de excusas y así muriø mi deseo. Y me di a mi misma el pésame. Ahora jalo la cadena. Lo siento, pero no deseo migajas afecto. Yo no mercadeo mi libertad. Compartirla concientemente es otro asunto, pero si con quién la comparto es incapaz de ser recíproco, solidario, consecuente y si su personalidad carece de empatía... ¡Para qué perder tiempo! Tranquilo, todo bien... pero sigue tu camino que yo continúo con el mio... La cobardía es asunto de los hombres, no de los amantes.




Con la frente marchita. Joaquín Sabina.

1 comment:

Dragonfly said...

Ay amiga... a veces pareciera que esos detalles insignificantes nunca llegaron...

Besos ;)