Friday, May 1, 2009

¡resistencia!


“Parsons, Spies, Lingg, Fischer y Engel: ustedes no están muertos. Ustedes están empezando a vivir en los corazones de todos los verdaderos amantes de la libertad. Ahora, después de cuarenta años que ustedes se han ido, miles que entonces eran nonatos, están ávidos por aprender de sus vidas y martirio heroico, y cuando los años se alargan, el más brillante lustrará sus nombres, y ustedes llegarán a ser apreciados y amados.”

Lucy González de Parsons




"...salen de sus celdas. Se dan la mano, sonríen. Les leen la sentencia, les sujetan las manos por la espalda con esposas, les ciñen los brazos al cuerpo con una faja de cuero y les ponen una mortaja blanca como la túnica de los catecúmenos cristianos. Abajo está la concurrencia, sentada en hilera de sillas delante del cadalso como en un teatro... Firmeza en el rostro de Fischer, plegaria en el de Spies, orgullo en el del Parsons, Engel hace un chiste a propósito de su capucha, Spies grita: "la voz que vais a sofocar será más poderosa en el futuro que cuantas palabras pudiera yo decir ahora». Les bajan las capuchas, luego una seña, un ruido, la trampa cede, los cuatro cuerpos caen y se balancean en una danza espantable..."

Hace un siglo y más un grupo de obreros y obreras comprometidos con su gremio alzaron su voz, se tomaron las calles y sin miedo defendieron sus derechos. Ellos y ellas se opusieron firmemente a trabajar hasta el cansancio en condiciones indignas, bajo un sistema salarial que los excluía por completo de los beneficios que su esfuerzo generaba.

Ellos y ellas fueron reprimidxs por las autoridades, luego encarceladxs, torturadxs, asesinadox, pero quienes aún estaban libres se mantuvieron firmes en la lucha. Entre esos trabajadorxs se encontraba un grupo de valientes que en su labor cotidiana se desempañaban como tip
øgrafos o periodistas, quienes al ser identificados como los líderes (según las autoridadedes) de la huelga del 1 de mayo fueron ejecutados luego de un juicio amañado. El único fin de ese proceso judicial indigno y corrupto fue atemorizar a los seguidores de una tendencia política que se oponía al uso de la fuerza bruta, al sistema de producciøn criminal y a la distribuciøn injusta de la riqueza.

Esos tip
øgrafos y periodistas son de los que habla el texto entre comillas, escrito por José Martí, testigo en primera persona de los hechos, que publicara el diario La Naciøn de Buenos Aires.

Como ellos la historia puede mencionar muchos ejemplos, sølo habría que buscar entre sus amplios volúmenes... es cierto que el movimiento obrero luego de las manifestaciones 1886 logrø algunas victorias en el ámbito laboral, se promulgaron leyes que otorgaban respeto, amparo social y retribuciøn a los trabajadores; mas en las últimas décadas esos progresos retrocedieron bajo la influencia de un sistema de privilegios que tiende a beneficiar a un sector específico de la sociedad capitalista en la que nos desarrollamos.

Ante ese detalle, ligero pero contundente, me pregunto cuánto de ese retraso depende directamente de nosotros los y las trabajadoras que por desconocimiento, ignoracia, falta de informaciøn o por la razøn que tengamos bajo la manga permitimos que diariamente se corrompan nuestros derechos? Cuántxs por miedo al desempleo, al reclamo, a la multa callamos. Aunque nuestro descontento se haga insoportable sølo improvisamos una mueca ante un patrono abusivo. ¿cuántos de los que leerán esto continuarán haciendo silencio aún teniendo la razøn de su parte para continuar llevando pan a su mesa en estos tiempos de crisis?

Sølo recuerden que no se trata de trabajar a cualquier precio, se trata de trabajar digna y honestamente bajo condiciones justas.

El hecho de hacer cumplir nuestros derechos no depende de la promulgaciøn de leyes a favor del nuestro sector, sino de nosotrxs mismxs, porque somos nosotrxs quienes debemos cumplir a cabalidad nuestra obligaciøn laboral como trabajadores honestos, solidarios.

Debemos mantener la mente fría y el coraz
øn ardiente para no ceder ante las trampas dolosas del patrøn. Los bonos de alimento, productividad, compensaciøn salarial, movilizaciøn jamás pueden ser interpretados como un generoso regalo de quien arrienda nuestra fuerza laboral, sino como una correspondencia a nuestra capacidad profesional.

Hay que irse sacudiendo de las excusas o las amenazas patronales que violentan nuestro libre ejercicio laboral e ir cumpliendo la máxima de los valientes obreros en la plaza de Chicago: "8 horas de trabajo, 8 horas para el sueño, 8 horas para el hogar".


El Vals del Obrero
Cannabis
Sexo y Religiøn

Ska-p
Tracks #3, #8, #12 del disco El Vals Del Obrero Este es un grupo madrileño que hace poco visitø nuestro país para el Quitu Raimi quienes nos perdimos esa experiencia aún lamentamos no corear a viva voz Resistencia y Legalizaciøn como se los conoce por allí a los tracks #3 y #8 del segundo album de Ska-p aquí también se incluye una canciøn para el gato obrero, el Gato Løpez, quien como mi Morgana no está domesticado y ama la libertad.

6 comments:

Dragonfly said...

Muy buena la lectura, la disfruté mucho.

Te mando muchos besos.

Feliz día del trabajo.

Fabrixio said...

Hago mi répicla

Ma. Candela said...

en tu blog? Ya voy a sapear...

:P

Lólindir said...

Se ha avanzado respecto a los logros laborales en Ecuador, si, pero con mucho límite... y después se la elimina tapiñadamente.

Ahora leo esto, una queja del trabajador de la Emap-q: http://www.eluniverso.com/2009/05/02/1/1355/2BFEC31F5477490ABE21A80376CD8E35.html

Vaya compañerito que ha sido este Correa.

nadie said...

Sku-p son revolucionarios! oh si!!

Ma. Candela said...

Nadie:Ja ja ja en que parte dice que ellos son revolucionarios?

Todo es subjetivo, si no te gusta Ska-p chevere esta! A mi me gusta y por eso oigo sus canciones.

Es tu opciøn y se respeta.

Bienvenido al Callejøn! Y vuelve cuando quieras

:)