Monday, November 10, 2008

y viceversa!


Pepa, la hija sanwich de mi amiga cumplía años ayer, tres para ser exactos. La pensé todo el tiempo, hasta que me animé a llamar a su madre que como yo estaba hecha merengue.

Mi llamada la encontró en el micromercado cordovés, buscando los ingredientes de la torta que prepararía para celebrar el día del no cumpleaños junto a sus cachorros.

Mirá tú, yo ando por los pasillos del supermaxi, también...

Su voz, la delató, había llorado de más... ¿cómo no? Incluso a mi los recuerdos de Pepa corriendo con Chispita me habían nublado los ojos...

Su gatita cumplía años y estaba lejos de sus brazos, en otra ciudad, en otra casa disfrutando el turno de su papá con hermano mayor, quizás preguntándose dónde estaba la mamá y su otro hermanito.

La Flaca y yo, tenemos una simpática conexión, es algo subjetivamente inexplicable, pese a la distancia percibimos las emociones que nos complican el seso... creo que se ha desarrollado con el tiempo, su rostro está registrado en mi primera fiesta de cumpleaños.

De cierta forma el cumpleaños de los hijos, es también un poco de sus padres... es un refresh del compromiso que adquieres con la vida cuando los traes a este mundo continuando así el viaje interminable de los genes.

Hay cosas que prefiero ignorar, mas algunos días en los que la realidad me toma por los hombros, me obligo a caminar con los zapatos de otro.

La animé, vamos que yo también prepararé mi propio cake de chocolate, esta vez sin Pepa soplando las velitas, pero igual nos reunimoos en casa con los más chiquitos y le grabamos un video... quizás no lo entienda, pero sabrá que su familia de acá no la olvida. Ánimo que tu hija está más inteligente y tan traviesa como siempre.

La ventaja del divorcio es que tendrá dos pasteles de cumpleaños, dos reuniones en casa... todo se duplica loca... no es una desventaja para nadie que sus padres decidieran separarse...

Lo digo por experiencia, el divorcio, es un problema de los adultos. De la pareja que multiplicó su amor una, dos, tres veces. Y si esos niños son un reflejo de un gran amor, porqué habría que involucrarlos en el caos que hereda el huracán de las pasiones...

Ojalá, algún día comprendamos que la paternidad no se resume en un cheque mensual y que la sonrisa de tus hijos es más trascendente que cualquier resentimiento... pese a todo la familia continúa, aunque la sociedad conyugal esté ya disuelta.

Te divorcias de la mujer, pero no de la madre y viceversa...

*A que me quedó rico el pastel, el que quiera la receta, ya sabe mi mail! Pregúntenle a los que vinieron a comer por la noche... y Marito ya sabe colar café! :-)


** Pantone10-1860 Persian Red: felíz día del no cumpleaños para ti también... sólo espero que ya hayas escuchado La Libelle (the dragonfly o la libélula), de Strauss. el track de Blue Sands, de Chico Hamilton Quintet es mi regalo para ti. ¿hay algo más sublime que compartir música?




7 comments:

Cronista said...

Qué bonito eso..."te divorcias de la mujer, pero no de la madre"...

Muy cierto, aunque algunos bestias, lo olviden reiteradamente.

Ma. Candela said...

Cronista:
Asi es. Revanchismo, ignorancia, inmadurez... todo junto y al final no hay pañuelo capaz de secar las lagrimas que les producimos a nuestros hijos en esa carnicería que provoca la separación sin tregua pacífica. Al final, muchos olvidan que "ese infeliz" o "esa #$%&/!#" es la madre de tus hijos... y aunque el amor terminara por el motivo que sea, tus hijos aún la aman. Mientras menos heridas se causen en este lio de pareja, mejor para los chiquitos...

Carlos Paredes Leví said...

No me enseñe esa pedazo de torta de chocolate...que dicen que es un sustituto del sexo y yo ando como caballo de indio (a agua y paja).
Un saludo.

Ma. Candela said...

jajajajajaja anda? ANDAMOS!

Ahora entiendo porque estoy horneando tantos postres de chocolate...

Oiga, pero este sustituto como que no alcanza!

Carlos Paredes Leví said...

Ma. Candela:
Sí, no alcanza pero alguna ventaja tiene.........no deja pelos en la lengua, por ej.

Ma. Candela said...

jajajajajaajaja mmmm recomiendo en esos casos kit de supervivencia: tijeras, rasuradora, cera... jajajajajaja como la nalga de un bebe!

Carlos Paredes Leví said...

Ma. Candela:
No me hace falta. Yo no soy peludo y todas las mujeres que yacen conmigo valoran muy positivamente la suavidad de mi piel.....lo del hombre velludo quedó en el paleolítico y para tipos que si el hombre vino del mono, ellos lo hicieron por un atajo...
Saludos.