Thursday, January 22, 2009

maldita fortuna castrada



cabalgando hora tras hora, angustiado de perder una posibilidad más,
secretamente pacto al revés de la ocasiøn


una maldiciøn obstinada,
mientras entre los dedos
desvanece agønicamente
una mentira, una
verdad.


nacer antes de la paridad de la causa,
simplifica el relato perspicaz de una larga lista de fracasos
que entre dibujos y frases perfeccionadas
auguran una pestilente prolongaciøn del amor.

Callo de repente frente a la matiné de la mañana,
encuentro una sala vacía, encuentro mi cama, una sala vacía,

la repeticiøn incesante del monølogo ritualizado,
yo y el espejo, el
espejo mostrando los ojos
ensangrentados,

los ojos
ensangrentados forzando un abismo de
realidad,


mis brazos mutilados encienden
las notas precarias
que acompañan lentamente mi dolor, mi soledad adolorida de ser ella
misma.

pareciera que reinicia otra vez,
otra vez sin cuentos cándidos,
una vez más sonriendo en silencio, fingiendo una lágrima sepultada
en el armario lleno de deseo y frustraciones y caricias pendientes
y de letanías que pierden paciencia.


malditos fracasos recurrentes,
esa continua mala
racha,

noches donde el abandono recrea fantasías
inhibidas.



alguien sugiriø esperar,
únicamente que la paciencia se debilita y con ella la fe,
maldita fortuna castrada, aquí, donde los augurios son letanías
afønicas,

aquí, cansado de esperar, lleno de hambre,
con el amor
entumido, con el corazøn asfixiándome pasivamente,
aquí me hallo sin gracia,
despreciable payaso derrumbado,
acobijando las
sombras del
corazøn.



Qué ganas de ganar aunque sea discretamente,
así sea un tanto en el anonimato.

Basta de diseminar ratones en mi vientre.

Basta de esta miserable autocompasiøn que rige las
horas
en las que me traga la almohada,
un segundo antes de escupirme de sus entrañas ficticias,
aquel lugar donde todavía me reconozco con amor.






* Contradicciøn. Carlos Valenciaga.
esta canciøn estuvo perdida en mi memoria durante mucho tiempo. es como un bálsamo ardiente que escose mis cicatrices. intensa. caøtica. telúrica. los escombros están a la vista del tiempo. huérfano de valor y tan cretino como Judas te dejas emboscar por el virus de la duda.

** ¿Compositor ecuatoriano? ¡Sí señor! Talento Nacional. Gracias a Fito Valladares que logrø quién sabe cømo conseguir un mp3 de ella... Un regalo algo casi imposible, pero justo cuando Miss Natyco de Sabina y yo acumulando años de silencio considerábamos jamás volverla a oir esta llegø a mi correo. Ahora rotará en mi itunes... ¡hasta que realmente me harte!

6 comments:

Dragonfly said...

Excelente!!!!

Besos ;)

Tuchis said...

Me encanta ganar discretamente, muy bacán oye que loco yo si tenía la canción de Carlos Valenciaga, la verdad siempre me ha gusta pero no tenía idea que el pana sea ecuatoriano... de luxeeee pa que... Ayer me fui a compra el libro que me recomendaste al mrbookssss y me quede loco, carazo, y en esta crisis jajaja, hoy creo que me lo voy a comprar hoy, se ve una machiness...

Chaulin las papas

Ma. Candela said...

Tuchis carazo 16 dolar... ja ja jajajayo me quiero comprar uno que cuesta 200 dolares 200 ja jajajajaja se acerca mi cumple hagan vaca!!!!


beso!

Andrea said...

que buena canción! darás pasando el mp3 ;)

Tuchis said...

No ve el que venden por acá está en 35 jajaja, pero es chicorio todos los de su clase están en 20 como máximo pos jajajaja

Carlos Paredes Leví said...

Lo peor de los fracasos, es darle tiempo a que maduren...

Un saludo, ingeniera.