Friday, January 16, 2009

Purga



Estos días cuando el brillo del oropel se pone opaco muchos reciben alarmados los primeros estados de cuenta del dinero plástico derrochado. ¿en qué gastaron tanto? Ni idea. Cierto es que son culpables de su crisis econømica y sølo ahora en el fondo del barranco descubren que se dejaron llevar con los ojos bien abiertos por el sendero del consumismo...

Algo podrido se esconde en esta especie de animales bípedos y parlantes...

Estuve leyendo un artículo publicado en Democracy Now! que luego sirviø de inspiraciøn para uno de los articulistas del Guayaquil Insumiso:

"¿Quién lo mató?¿Quién fue el culpable? No puedo dejar de decir que estas personas, sedadas por el consumo innecesario, no son totalmente inocentes. Quien actúa de la forma como actuaron en aquella turba, es claro que supone una crisis emocional. Ellos no dejan de ser cómplices y culpables. Pero si hay algo que es el causante directo de situaciones como ésta, es el orden actual de las cosas. Un sistema basado en la acumulación de riquezas a costa de lo que otros trabajan, las publicidades invasivas, los zombies elegantes de TV que nos dicen que la felicidad se encuentra entre cachivaches que simbolizan status, los yuppies tecnócratas ideólogos del liberalismo que nos balbusean acerca de la modernidad y el consumo como eje de la economía. En fin el culpable antes que ser esa masa uniforme drogada por la publicidad, es en realidad el sistema capitalista."
Ya sin sorpresa volví a confirmar que algunos seres humanos son más peligrosos que los animales que muchos se empeñan en señalar como bestias brutas. Francamente hay que tener algunos tornillos rotos o un desorden tremendo en el intercambio del protocolo simpático/parasimpático del sistema nervioso para responder como una nerviosa bandada de patos al oir el disparo de una escopeta.

Y parece que está situaciøn se repite identicamente en el resto del mundo. Desde la tierra de los sajones, que curiosamente son medio parientes de los gringos del Wal-Mart, una amiga ecuatoriana desde su rayuelarcaica anti-fashion publica una experiencia similar:

"Las noticias economicas en todos los periodicos siempre le dejan a uno con el corazon en la boca, es la opresion constante en el pecho de siempre temer que las cosas van a empeorar y ver la posibilidad de que los trabajos se cierren y que uno no tenga de donde comprar comida o de donde va a salir el dinero para la proxima renta.
Las cosas todavia no estan tan mal que hay que racionar alimentos pero a diario se ven noticias de mas y mas empresas y compañias que van a la quiebra o entran en administracion y tienen que ser terminadas, tal como es el caso de Woolworths que tuvo que cerrar sus puertas definitivamente tras 99 años de servicio dejando a miles de empleados sin fuente de ingresos. Sigue en incremento el numero de compañias anuncian grandes rebajas en los numeros de contratos y a veces pienso "Cuando me toca a mi?".
Asi que cuando las cosas se tornan tan "desesperadas" que uno tiene que entrar en un almacen que tiene anuncios pegados en las ventanas con las palabras "REBAJAS DEL 50% O MAS" (sobretodo despues de la epoca navideña que es cargada de gastos innecesarios) para encontrar una ganga en bienes para satisfacer necesidades inexistentes en una epoca de consumismo extremo donde uno piensa que hace bien al comprar algo rebajado cuando no se requiere realmente, entonces sabemos que cultural y mentalmente estamos j-o-d-i-d-o-s."
¿Estamos todos locos? Eso de consumir y consumir como los puerquitos mastican su balanceado no es mi credo... quizás por eso cuando me reuno con cierta gente del trabajo y comparto sus charlas me siento como el espectador extraterrestre de un capítulo de Sex in the City... Como diría el viejo Napo ¡Esta sociedad es un mojøn en la marea! ¡Hay que purgarla de tanto insensato!

5 comments:

Carlos Paredes Leví said...

La crisis suelen ser períodos de mayor reflexión, formateo moral y gran creatividad. Espero que en esta ocasión, no hagamos una excepción....

Un saludo, ingeniera.

Ma. Candela said...

Uff Charlie... que a mi me caiga mi dosis de creatividad como el agua en aguacero... La estoy necesitando como el mar a la sal!

beso!

Carlos Paredes Leví said...

Aliéntela con un paseo y una copa de vino......suele funcionar.

Un saludo, ingeniera.

Ma. Candela said...

Jaja jaja okey alistaré las copas porque así a solas la creatividad se junta con la modorra y no hay quien me salve!

Aura Sacra Fames said...

Consumir és la única liberdad que tenemos en capitalismo por lo tanto devemos elaborar uno sistema alternativo a ese, se no la aniquilación está prójima. Bueno blogue.

Saludos
aurasacrafames.blogspot.com