Wednesday, December 17, 2008

¿regalos de mierda?



estos días son un corre corre completo. gente se va. gente se viene. bienvenidas profundamente cálidas. despedidas preñadas de incertidumbre. separaciones definitivas. reencuentros momentáneos. idas y vueltas de un terminal a otro.

entonces, el tiempo alcanza para poco. la agenda se rellena de compromisos. algunos los evado con gracia y astucia, pero otros se me antojan como el postre antes de la sopa...

reuniones con los amigos, los compañeros de colegio, los colegas del trabajo, la familia simpática, la familia obligada, los socios del barrio, los del club de la biela, los playeros, los panas de billa, los remeros del estero, los del igloo. en fin todo es un pretexto para verse la cara, pasarla bien y comer rico...

si porque navidac en mi planeta es sølo una excusa. hace rato que deje de creer en el viejo panzøn, los reyes magos o las buenas intenciones de la gente durante el último mes del año.

lo reconozco soy de esos que tachan como aguafiestas porque no participo del juego hipøcrita del amigo secreto... ¿acaso les voy a dejar de caer mal porque les regalo una barrita de chocolate? soy de las que acusan de insensible porque jamás colaboro con las funditas de caramelos para los niños y mendigos que duermen por las calles... ¿en serio creen que la caridad tibia es la soluciøn del problema? soy de aquellas que señalan como avara porque nunca revienta las tarjetas para rellenar de regalos sin sentido a cuanto conocido tiene registrado en su agenda telefønica... ¿en serio creen que un regalo obligado es una muestra de cariño?

ya no me complico, ni gasto mi energía con estas marionetas del consumismo... allá ellos y sus munditos de medias palabras, turbias razones, tibios compromisos... últimamente ningún mamaracho tiene el poder de arruinarme el día con sus minúsculas, dúctiles, maleables definiciones de solidaridad, honestidad o paz...

de mi parte continuaré apuntando mis saetas sin desviarme de mi ruta, me reuniré sølo con aquellos a los que amo y compartiré un regalo el día que me de la gana sin razøn impuesta, ni pretexto de fecha porque me da la gana, porque me gusta compartir, porque lo siento así: ¡si los presentes no representan una muestra de afecto y aprecio no tiene sentido darlos!

¿qué pasa con los que no amo? Se los considera con el mismo respeto que le otorgo a cualquier ser vivo de este planeta... pero tranquilamente pueden estar flotando estos mequetrefes desechables en el agua de WC que yo halaría la cadena sin problema con la sonrisa más bonita que llevo, luego me lavaría las manos para encender un cigarrillo...

¡No hay que sentir lástima por los que tienen el cerebro de adorno y no se preguntan quién se benefica con todas estás excesivas ansias de gastar y consumir al punto de venderle los huesos a los acredores con tal de mantener el status quo!

4 comments:

Dragonfly said...

Jejejeje... a mi es una época que me gusta, porque es un pretexto más durante el año para regalar a los que amo. Sin embargo, es algo que realizo cada vez que me provoca la tentación de darle un detalle a los que quiero... los demás.... ni me fu ni me fa...

Besos ;)

Alita said...

woooww!!!! me identifico completamente contigo!! ...y estoy totalmente en desacuerdo con los regalos por compromiso no tienen sentido alguno!! es estúpido y un total desperdicio de tiempo y dinero! y sobre las limosnas... deberian prohibirlas! lo único que se logra con ellas es hacer daño a quien las recibe.

Ma. Candela said...

Dragoncita:
Si a mi no me disgusta porque por estos dias suelo verme con amigos a los que no veo todo el año, pero siempre estamos en contacto por msn... a mi me gusta la ocasión de reunirte con una botellita de vino o un café... lo que me disgusta es la hipocresía...

un beso!

Ma. Candela said...

Alita:
Hola! Bienvenida al callejon!

En estos dias es más notorio cómo muchos que durante todo el año han cometido desastres intentan cubrir su cuota de humanidad con un poco de oportunismo solidario...

Espero que sigas comentando!

Un saludo!